Nº29 - abril 2014

Propósito del Equipo

Razón de Ser

tiempo 01:12 min

Dramatización: Razón de Ser

En este vídeo vemos a un directivo que «empuja» a su gente a trabajar en equipo sin concretar nada.

tiempo 04:40 min

Videocast

En este videocast explicamos que lo que define el trabajo en equipo es su propósito y cómo conseguir un alineamiento temprano de los miembros del equipo en torno al mismo

Descargar podcast

tiempo 05:00 min

Resumen

No son las invocaciones en abstracto al trabajo en equipo lo que va a hacer que los equipos funcionen eficazmente, y sin embargo parece que en muchas ocasiones esta es la única contribución de la dirección.

Los equipos se forman alrededor de un propósito, sin propósito no hay equipo, el propósito define al equipo. Los equipos pueden tener una vigencia indefinida en el tiempo, en cuyo caso el propósito viene dado por la misión del equipo, o tener una vigencia temporal determinada donde el propósito está ligado al alcance de una meta.

En ambos casos es necesario establecer con claridad cuál es la misión del equipo en el primer supuesto o la meta en el segundo y hacer que esta misión y / o meta sea inspiradora para cada uno de sus miembros.

Un propósito común es lo que une a sus miembros en la persecución de la tarea o el cumplimiento de la misión. A diferencia de los objetivos de negocio, que tienden a ser específicos de la industria o del producto, el propósito común debe galvanizar el orgullo individual de cada miembro y capturar su imaginación como algo que merezca la pena el esfuerzo y el sacrificio que se demanda. La “tarea” es la razón de la existencia del equipo. La carencia de claridad puede ser paralizante y / o ser un factor de des-alineamiento entre sus miembros.

Pero no basta con que la tarea esté clara, siendo esta condición necesaria, además tiene que capturar la imaginación de sus miembros y sería un poco ingenuo pensar que esa imaginación va a capturarse simplemente con un buen discurso del jefe, aunque este también es conveniente. La mejor manera de llegar a la asunción de ese propósito mediante  el debate y la reflexión conjunta, cara a cara, intensa,  que hará que la confianza entre los miembros del equipo se arraigue y exista un sentimiento de conexión entre ellos.

Se consigue claridad y asunción del propósito mediante un alineamiento temprano de todos sus miembros con respecto a la dirección en la que se quiere ir. Discutir la estrategia de actuación desde el principio, con intensidad, asumiendo compromisos claros de implementación y teniendo esas discusiones repetidamente, cada vez que el equipo flojea por algún motivo en su coordinación y / o avance hacia la meta. El equipo tiene que tener reuniones frecuentes de seguimiento del desempeño, tiene que crear un espacio común, que para equipos remotos puede ser virtual.

Este espacio común es el lugar intermedio.  Es intermedio en el sentido de que no es de nadie, donde los miembros acuden para crear, compartir y desarrollar ideas. Cuanto más remoto es el equipo más necesario es disponer de este espacio común y aunque elegir el espacio es bastante simple, y más hoy con los medios tecnológicos, el  auténtico reto viene de crear la reglas que lo gobiernen e instalar la disciplina de uso y mantenimiento. Hay que establecer procedimientos para revisar documentos, protocolos para informar a los colegas sobre decisiones adoptadas y rutinas a seguir cuando algún miembro no puede acudir a una reunión de equipo, todo esto debe clarificarse previamente y constituir una de las normas fundamentales de funcionamiento. Si estas normas de funcionamiento no se adoptaran se producirán errores tales como el mismo documento ser editado por varios al tiempo, o fallos en el sistema de comunicación de decisiones que afectarán al trabajo de otros.

Próximo o remoto el equipo tiene que encontrar ese espacio común en el que clarifique y den respuestas específicas a:

  • ¿Qué tenemos que conseguir?
  • ¿Cómo vamos a hacerlo?
  • ¿Por qué vamos a hacerlo?
  • ¿Quién tiene que hacer qué?
  • ¿Cuándo tenemos que hacerlo?

La misión o meta podrá ser “inspiradora” para los miembros cuando:

  • La meta es retadora desde un punto de vista personal o para el equipo y se considera alcanzable, o
  • La meta representa un estado de situación altamente deseable, o
  • La ejecución de la misión es considerada como valiosa, o su ausencia perjudicial, para los miembros, el equipo y / o la comunidad.

¿Quieres saber qué más
podemos hacer por ti?
Contacta con nosotros